La Adopción

Share

Que significa adoptar un perro

El perro es, junto con el gato, el animal más cercano al hombre. Hace ya mucho tiempo que sus ancestros dejaron su forma de vida salvaje y encontraron en nuestra compañía el entorno que los hizo cambiar hasta lo que hoy son. Podríamos decir que son animales de casa. Nos necesitan: aunque nos ayudan de muchas formas, podríamos vivir sin ellos, pero ellos no sin nosotros.

Si te planteas tener uno, debes pensar que va a formar parte de tu familia y que como un miembro más de ella deberás ocuparte de su sustento, salud y educación, de procurarle un refugio contra el frío o el calor y de darle el cariño que necesita.

Esto vale para cualquier perro, ya sea adoptado, comprado o regalado, de raza o mestizo, pero adquiere un especial valor cuando se trata de un perro abandonado y maltratado. Al adoptar un perro de refugio no sólo recibes a un buen amigo, estas dando a un ser vivo el futuro que alguien le negó y además estas creando un espacio de acogimiento nuevo para que otro perro pueda ser rescatado del sufrimiento que significa vivir en la calle.

Es cierto que debes hacerte unas cuantas preguntas previas y nosotros te ayudaremos a contestarlas, pero seguro que al final encuentras al animal que buscas. Lo sabrás cando él te encuentre también a ti.

 

 

COMO ADOPTAR

Si tras visitar nuestra página o nuestro Facebook, has tomado la decisión de adoptar a uno de nuestros perros, tanto si lo tienes ya elegido como si aún necesitas una visita a nuestras instalaciones y conocerlo en vivo, te vamos a explicar los pasos a seguir que ya verás que no son nada complicados. Eso si, adoptar un perro supone la asunción de una serie de normas y responsabilidades que tienen su razón de ser en el bienestar de tu perro y en el respeto hacia la comunidad donde va a vivir. Te las comentamos en el apartado “Qué implica ser responsable de un perro”


PASO 1. La elección del animal.

Si estás leyendo esto es posible que hayas accedido a través del enlace “quiero adoptar” que hay en las fichas del Álbum canino de esta web, o hayas consultado el muro de nuestro Facebook, y, en ese caso, ya hayas hecho una elección en firme o una preselección de uno o más perros.

Al elegir un perro no debemos dejarnos llevar por la primera impresión, ni siquiera cuando ya tenemos una raza determinada en la cabeza.  Es cierto que es lo primero que te llama la atención: el más bonito o el más juguetón, por ejemplo. Sin embargo, tenemos que pensar en aquel amigo que se adapte más según sus necesidades y a nuestra manera de vivir.

Aunque procuramos contar como es el perro y te puedes hacer una idea por sus fotos o vídeos, nosotros te podremos ampliar la información. Es aconsejable que contactes con nosotros antes de tomar una decisión sobre la elección. Si aún no has elegido, claramente ve al paso 2.


PASO 2. La información al adoptante.

En el teléfono de adopciones 675 281 086 -disponible de 17:30 a 20:30 horas de lunes a viernes-, o a través del correo de la asociación, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., las personas encargadas de Adopción te informarán y en todo caso concertarán una cita para que puedas visitar el refugio o la casa de acogida, e iniciar la adopción en su caso. También recepcionarán tu llamada, si solo puedes llamar por la mañana, en el 673 483 767 de 9:00 a 13:00 h. de lunes a domingo.

En este primer contacto te orientarán sobre tu elección o sobre las opciones que tienes en base a tus preferencias y, en cualquier caso, de las condiciones en las que se cede el animal y de su justificación legal, y que constituyen el cuarto paso de la adopción.


PASO 3. La información sobre el adoptante.

Para nosotros es muy importante evaluar no sólo las condiciones y con quien va a vivir el perro, sino la idoneidad del animal elegido con los adoptantes y su entorno. Para conocer los detalles con los cuales poder hacer dicha evaluación, en el caso de solicitantes de adopción que viven lejos o no les es fácil desplazarse al refugio, disponemos de un cuestionario de preadopción que puedes descargarte aquí y remitírnoslo por correo electrónico.

Si has concertado una cita, dicha información se obtendrá de la charla con los voluntarios encargados de la misma, cuando vengas a conocer a tu perro, aunque parte de ella ya la obtendremos de tu primer contacto con nosotros.

Muchas personas que contactan con protectoras se quejan del asedio a preguntas y lo tedioso de tener que rellenar cuestionarios. No saben el alto porcentaje de devoluciones que se producen porque el perro no ha satisfecho las expectativas puestas en él o porque la situación personal o familiar no son las adecuadas para el animal apresuradamente elegido. El adoptante que subestima la importancia de dedicar un rato a pensar o rellenar un cuestionario que a él mismo le puede hacer ver los inconvenientes con que se puede encontrar cuando viva con un perro no se da cuenta que esto sólo le ocupara una pequeña parte de su tiempo pero que la adopción es para toda la vida del perro, y esto es especialmente frecuente en personas que nunca han tenido perro [ver Que implica ser propietario de un perro]

Aún habiendo sopesado los pros y los contras de la adopción, hay que tener en cuenta que para muchos perros las condiciones de vida de un refugio no los preparan para una integración inmediata y casi siempre hay que pensar en un periodo de adaptación que en la mayoría de los casos suele ser muy corto pero en otros requerir de un poco más de tiempo. Nuestras voluntarias cuentan con la experiencia que da convivir con ellos día a día y los conocen bien. Contamos con asesoramiento en conducta animal si el caso lo requiere. Pregúntales.


PASO 4. La entrega.

Si los tres primeros pasos se han completado satisfactoriamente para ambas partes, se procederá a realizar la adopción propiamente dicha con la preparación y cesión del animal elegido.

La entrega oficial del perro conlleva una preparación sanitaria y legal previa y la firma del contrato de adopción. Sin embargo, algunos adoptantes locales pueden llevarse a su casa al perro adoptado en el mismo momento de la visita, comprometiéndose a volver con él para efectuar los controles veterinarios necesarios y la formalización del contrato de adopción. En estos casos se dará cita previa para la asistencia veterinaria en el propio refugio.

 

Algunas preguntas sobre la preparación  y los trámites legales

¿En que consiste la preparación del perro?

Cuando se cede un perro en adopción, éste debe estar obligatoriamente vacunado, identificado y documentado. Además debe estar esterilizado.

Esta preparación incluye:

  • Vacunas de protección contra moquillo, hepatitis vírica, leptospirosis, parvovirosis y la fracción vírica de la tos de las perreras.
  • Vacuna contra la rabia.
  • Desparasitación contra equinococosis.
  • Desparasitación externa para protección contra garrapatas, pulgas y flebotomos (mosquitos de la leishmaniasis).
  • Implantación de microchip.
  • Apertura de la Cartilla Sanitaria (Pasaporte).
  • Alta en el registro oficial de Animales de compañía (en Andalucía el RAIA).
  • Si no estuviera esterilizado previamente, también habrá que realizar dicha operación.
  • Además de una revisión de su estado general.

¿Por qué se hace?

En el caso de las vacunas y desparasitación, además de por obvias razones sanitarias dirigidas a proteger la salud de tu perro, están los motivos de protección de la salud de otros perros o de las personas que viven alrededor, ya que gran parte de las enfermedades que se pretenden prevenir con estos métodos pueden transmitirse a otros perros y en algún caso a los humanos.

En cualquier caso, son imperativo legal en Andalucía la vacunación anual de rabia (aunque el motivo es la prevención epidemiológica ya que actualmente no existe rabia canina en España) y la desparasitación contra la equinococosis.

También es obligado por la normativa estatal y autonómica, la implantación del microchip como método de identificación y control en el registro oficial de animales de compañía y la apertura del Pasaporte donde el veterinario tiene que anotar las vacunaciones y controles periódicos. Es obligatorio dar de alta el perro en el registro con su número de microchip, que figurará con su nombre y datos de su dueño en el carné de identidad que remite la Junta de Andalucía al domicilio del perro.

¿Para que un microchip?

Un inciso sobre la utilidad del microchip: muchas personas no le dan suficiente importancia a tener a su perro dado de alta, van dejando para otro día el momento de hacerlo y un día su perro, al que consideran muy valioso, se pierde. Aparte de preguntar a vecinos y colocar carteles con su foto, han perdido la oportunidad de que se lo devuelvan en el caso de que lo entreguen en un refugio o lo recoja una persona bien intencionada de la calle y lo lleve al veterinario. En ambos casos lo primero que se hará será intentar detectar el microchip y en caso de leerlo acceder a los datos del propietario para devolvérselo esté lo lejos que esté. Hemos devuelto perros robados o perdidos que han aparecido al cabo de los meses y a muchos kilómetros de distancia de su casa.

¿Porqué hay que esterilizarlo?

Otra norma de los refugios y protectoras de animales es la esterilización del perro que se cede. Bien, en Andalucía, es obligatorio por ley cederlo esterilizado pero además existen otras razones que recomiendan esta medida que a algunas personas puede suponer algún problema incomprensible. Además de las ventajas de prevención de algunas enfermedades ligadas al aparato reproductor, o la mejora del comportamiento social, ya demostradas científicamente, nuestro motivo principal es el control poblacional con una doble vertiente. Por un lado la prevención de camadas dentro del refugio donde la necesaria integración en grupos sociales que se lleven bien, obliga a mantener juntos machos y hembras (en la medida de nuestros recursos se esterilizan durante la estancia en el refugio); por otro, la prevención de camadas indeseadas producidas entre perros adoptados, en su mayoría mestizos que nadie quiere o no sabe donde colocar y que en definitiva incrementarían el número de abandonos.

Tanto la vacunación como la esterilización se adaptarán a la edad del perro, ya que si son cachorros tienen unos tiempos mínimos para efectuarse.

¿Que es el contrato de adopción?

También durante la entrega, se formaliza entre ambas partes (la Asociación y la persona adoptante) un contrato que obliga legalmente a cumplir una serie de condiciones que garantizan el bienestar del animal y que es el documento legal básico en el caso de denunciar el incumplimiento por cualquiera de las partes, de los compromisos adquiridos con la adopción.

¿Adoptar un perro cuesta dinero?

Hay que dejar claro que la adopción en si misma no se cobra. Nosotros no vendemos perros.

Sin embargo, ya hemos explicado que hay una serie de servicios veterinarios obligatorios que conllevan un gasto que además, de que por Ley corresponden al cesionario del perro, nosotros no podríamos asumir con nuestros recursos, aunque quisiéramos (hay que decir que esos gastos veterinarios son muy moderados con respecto al precio de mercado).

Así mismo, los gastos de transporte en caso de que haya que enviar el perro, corren a cargo del adoptante.


PASO 5. El seguimiento.

El proceso de adopción finaliza con el seguimiento de la situación en la que el perro adoptado se encuentra tras la adopción. La aceptación de visitas al domicilio donde vive el animal, por parte de los voluntarios del El Buen Amigo, es una de las cláusulas del contrato de adopción.

En el acto de la entrega el adoptante se convierte en el responsable de la vida del perro, sin embargo, la responsabilidad que el Buen amigo adquiere cuando se hace cargo del animal al acogerlo, se alarga un poco más allá de ese momento con el objeto de comprobar que la adopción ha resultado satisfactoria para el animal y la familia adoptante.

Lógicamente si no eres un adoptante local, nos tendremos que conformar con lo que nos cuentes y confiamos en que nos informes de como os va con él y nos envíes fotografías o videos.

POSTADOPCION

Aunque tras la adopción la asociación podrá seguir asesorando sobre cualquier cuestión relacionada con el perro, es importante indicar que es el adoptante el responsable de prevenir y resolver los problemas sanitarios y de comportamiento que surjan a partir de entonces, acudiendo a su veterinario, siempre que no se trate de un problema originado claramente por una mala gestión del refugio o que se haya producido omisión de información relevante al adoptante.

La asociación no se hace responsable de la aparición posterior de enfermedades infecciosas que, aunque puedan haberse adquirido antes o durante el periodo de acogimiento en el refugio, no hayan manifestado síntomas, bien por tratarse de infecciones que cursaron asintomáticas o por coincidir con su período de incubación (en casos de estancias cortas), así como de otros problemas de salud genéticos, degenerativos o derivados de alteraciones neoplásicas (tumores y cánceres) de manifestación a largo plazo y que no sean detectables sin análisis o pruebas diagnósticas específicas.

Si después de leer toda esta información te preguntas si no sería más sencillo llevártelo y ya está piensa en lo siguiente: Acoger un perro de la calle debe ser una acto de madurez ya que al hacerlo, cualquier persona y especialmente las asociaciones que se dedican a ello, asumen un compromiso de responsabilidad para con el animal. Este compromiso implica un enorme trabajo cuyo fin último es garantizar una vida feliz para el animal y que no vuelva a la calle o al refugio.


FUVI0111ADANALSCD