La Tristeza en su mirada

Share

LA TRISTEZA EN SU MIRADA

El otro día me crucé 
con un perro de raza galgo,
levantó su mirada
y quiso decirme algo.
 
Sus ojos llorosos y tristes 
me llegaron tan adentro,
que se quedaron grabados
dentro de mi pensamiento.
 
Melancolía, tristeza,
andando a rumbo perdido 
sin levantar la cabeza,
con andares sin sentido.
 
Con el rabo entre las patas,
no tenía donde ir
solo y muy entristecido.
 
A mí se me parte el alma
cuando veo esos detalles,
¿Cómo lo puedes criar 
y después echarlo a la calle?
 
Abandonado a su suerte
a un ser que tanto te quiere,
con un querer tan profundo,
él no lo haría contigo
por lo mejor de este mundo.
 
Y puedes dormir tranquilo 
sin saber donde se encuentra,
si ha comido,si ha bebido
¿no te remuerde la conciencia?
 
Tienes corazón de hierro,
¿Cómo te pones a comer 
sin acordarte de tu perro?
 
En esos días de calor
o en esas noches de frío,
búscalo donde esté
quiérelo, dale cobijo.
 
Porque él está en este mundo
a expensas de tú cariño,
al abrigo de tú casa 
y el cariño de tus niños.
 
Si lo puedes encontrar 
descansará tú conciencia,
y dejará de sufrir
viviendo las inclemencias.
 
Búscalo y quiérelo
escucha lo que te digo,
y siempre podrás tener
a tú lado un gran amigo.
 
Manuel Rosado.

FUVI0111ADANALSCD