El viaje de Gloria

Share

Gloria es una podenquita que llegó hasta nosotros muy débil y con una patita fracturada, por lo que los primeros días de refugio anduvo con una férula lo que le dificultaba bastante sus movimientos como para poder competir con los demás compañeros de refugio. Entre Ingrid y Paqui ha estado acogida estos últimos meses, mientras que nuestros amigos belgas de Rescani le buscaban una casa de acogida y gestionaban su marcha.

El 2 de agosto fue el día señalado para su partida y junto con Baco y Nono, sus compañeros peludos de viaje, y su compañera humana Alie que además la acogía en Bélgica, comenzó la nueva etapa de su vida en el Norte. Otra nueva experiencia que añadir a su corta vida y que nos relata ella misma:

Buenos días a todos:
Ayer conocí a Alie en el aeropuerto de Málaga y volé con ella hasta Holanda. Yo no estaba muy cómoda porque todo el mundo se fue para uno u otro lado y a pesar de mi búsqueda, no los encontré.
Bueno, de camino al avión recibí un montón de piropos que me encantaron y con todas estas bonitas palabras me metieron en una bolsita acompañada de más palabras de ánimo por parte de Alie.
¡Qué suerte!, en el avión teníamos tres asientos para nosotras -no todo el mundo puede decir esto-
Estábamos muy contentas así que me eché en la bolsita y me dormí. Más tarde oí una voz suave: "despierta, despierta", hemos aterrizado. ¿Quieres venirte conmigo? SÍ.
Bajamos las escaleras para recoger a Baco y a Nono y pude por fin salir de la bolsa. ¡Qué agradable! Allí estaban ellos y más gente con niños.
Cuando Baco y Nono se reunieron con sus familias, nos fuimos a casa de Alie,  y mi encuentro con sus perros fue bien.
Jugué con la pelota afuera, dormí...y disfruté de una estupenda comida de fiesta porque era el cumpleaños de uno de mis nuevos compañeros. Luego nos fuimos a dormir hasta esta mañana. A las 6, un pipí.

Saludos de Gloria
¡¡Y un fuerte abrazo para mi mami de acogida española!!

Alie, la mamá de acogida de Gloria no ha tardado mucho en adoptarla y nos ha transmitido a todos su agradecimiento, y especialmente a Ingrid y a su mamá española de acogida. Gloria es un encanto. Esperamos que este sea el final feliz de un viaje que comenzó cuando fué abandonada.


FUVI0111ADANALSCD