El rescate de Tita

Share

La pobre Tita es un ejemplo más de la superación y capacidad de supervivencia de nuestros queridos amigos peludos. En octubre pasado (2012), nos dieron aviso de una bodeguera que deambulaba con la pata trasera cortada y que se había metido, seguramente por miedo, en un tubo de desagüe, justamente frente al camino que lleva al refugio.

El tubo era muy largo, unos doce metros, y tenía salida por ambos extremos. Fueron varias horas de intento por parte de dos voluntarias para intentar sacarla. Nuestra valiente Susana se metía una y otra vez en el estrecho orificio pero no conseguía acceder a Tita. Era peligroso y se optó por llamar a los bomberos. Cuando éstos llegaron hicieron varios intentos pero Tita quedó en medio de la tubería donde se estrechaba y el rescate se hacía cada vez más complicado. Se la intentó atraer con comida y los bomberos probaron a echar agua por un extremo para obligarla a salir por el otro pero aquella no llegaba por la contrapendiente.

Hubo momentos de tensión ya que Susana intentaba meterse en el tubo y los bomberos no la dejaban por su seguridad, y la angustia de nuestras voluntarias crecía pues la lluvia seguía.

Fue una mañana dura en la que no se consiguió rescatarla ni que saliera a pesar de la colaboración de Ingrid y David. En medio de una lluvia torrencial se suspendió el rescate y los bomberos se marcharon. Pero por la tarde Tita salió a comer y Susana pudo cogerla. Fue un milagro que aún no creemos.

Estaba en los huesos, llena de pulgas, desnutrida y con su patita cortada con el hueso sobresaliendo.

En urgencias el veterinario la operó para cortar el hueso que sobresalía y dejarle arreglado su muñoncito. No sabemos los días que tuvo que pasar con su pata cortada y desangrándose, ni cómo pudo haber ocurrido esta mutilación pero al fin acabó en una cama calentita en casa de María del Carmen, otra voluntaria nuestra que la tiene desde entonces en acogida.

Los primeros días fueron duros por las curas que eran muy dolorosas,  pero al fin fue levantándose de su cama y a pesar de su estado ya salía al patio a hacer sus necesidades, aguantando todo el tiempo en que tiene que estar sola en casa.

Ya está muy recuperada y se apaña estupendamente con sus tres patitas. Ha mejorado bastante en sus paseos, camina bien con la correa pero sigue dándole miedo el ruido de los coches. Tambien los perros grandes le dan miedo, eso si, le encanta salir al parque. En los paseos es incansable..¡le encanta pasear!

Con las personas desconocidas va confiando y se deja acariciar aunque timidamente.

En casa sigue siendo muy tranquila y limpia, juega con sus muñecos ella solita...se distrae sola.

Tita ya está adaptada a su nuevo cuerpo y puede caminar y correr bien, sólo que las escaleras le dan miedo y hay que cogerla en brazos para subirla y bajarla.

Con la comida muy bien, puedes meter la mano mientras come y quitarle la comida que ella no hace nada. Le encanta pasear en el coche, se porta genial. Es una perrita muy dulce y cariñosa, tranquila y obediente, sólo necesita confiar en su entorno y va mejorando día tras día, ella te entrega mucho amor.

Gracias a los voluntarios que participaron en el rescate y la asistieron, Ingrid, David, MariCarmen y a los bomberos por intentarlo, pero sobre todo gracias a Susana por su valentía. 

 AHORA POR FIN, YA ESTÁ ADOPTADA.

VER SU FICHA


FUVI0111ADANALSCD