El destino de Lenin

Share

Lenín, o Lisp, su nombre durante su acogida con nosotros, llegó en muy mal estado y con una depresión que hizo que nuestra voluntaria Esther lo acogiera en su casa por miedo a que no sobreviviera en el refugio. Durante este tiempo ha estado muy bien cuidado e incluso protagonizó el cartel de la cuarta Jornada de Adopción, pero estaba en tránsito a su verdadero hogar que parece ha encontrado con Patri, su adoptante, que nos cuenta su experiencia.

"El principio no fue fácil, no sé quién tenía más miedo de los tres, si nosotros dos o él y lo digo porque recogimos a Lisp del refugio en acogida porque no sabíamos como saldría la experiencia. Mi chico es alérgico y trabajamos mucho. Pensábamos que le habíamos dado una oportunidad, pero en realidad es él el que nos ha dado esa oportunidad.

Ahora somos tres veces más felices que antes, con ilusiones nuevas y con proyectos nuevos. Nunca pensé que ver a tu perro dormir tranquilo y acurrucado sin nada que le perturbe, sería una gran satisfacción. Aún nos queda mucho camino y mucho trabajo por delante y superar esos miedos, pero desde ya puedo decir que adoptar a un peludo ha sido de las mejores decisiones que hemos tenido. Besitos de los tres!"


FUVI0111ADANALSCD