Kay y su Felicidad

Share

Una buena adoptante del El Buen Amigo, Felicidad, ahora también socia, nos cuenta su pequeña y gran historia que nos demuestra una vez más lo que verdaderamente importa.

Decidí adoptar un cachorro cuando mi gato murió, así que fui a vuestra protectora acompañada de mis dos sobrinos para que me "ayudaran". 
Cuando estábamos dando una vuelta por el patio, todos los perros de las casetas estaban como locos ladrando y llamando la atención, menos uno que sólo asomaba la cabeza y parecía asustado.
De repente me olvidé de que quería un cachorro y dije: "Quiero ése"
Fue un impulso.
Me dijeron los voluntarios que no tenía nombre porque sólo llevaba un par de días allí, así que le puse Kay. Estaba lleno de heridas antiguas, y cuando llevaba varios días en casa me percaté de que era sordo.

Hoy no cambiaría a mi perro sordo por ninguno en el mundo, ni de raza, ni más bonito, ni que oyera perfectamente, ni más obediente,...
Es super-cariñoso, y nos entendemos perfectamente, hay sintonía entre nosotros.
Yo siempre digo que un perro abandonado tiene incluso más capacidad de cariño que uno que no lo ha sido, porque ha conocido todo lo malo, y cuando conoce el amor y la seguridad de una familia, lo agradece de una forma extraordinaria, yo lo veo en Kay.
Hoy es un perro feliz al que le encanta el campo, bañarse en el mar, jugar con su "primo" Elliot, y como no, tumbarse cuando no lo veo en el sofá.


Camila en el Corazón

Share

Camila se ha ido y yo me he quedado con el corazón roto.

Ayer se fue mi gordita, después de luchar su guerra civil. Ella ha sido una perrita fuerte, y jamás expresó dolor o sufrimiento. Pero los últimos diez días dejo de querer hacer sus cosas favoritas: ir al campo y comer.

Supe que algo iba mal el primer día que retiró la cara de la comida. Tras muchos intentos de tratamientos, ayer una ecografía nos descubrió su mal: una masa, en el intestino. Pensé que podía ser un trozo de hueso, porque he cuidado mucho de que su Modo aspiradora no llegara a ciertas cosas. Y por eso decidí que se la operase, solo con la condición de que si esa masa no era un cuerpo extraño me avisasen en el mismo quirófano. Y así lo hicieron, tenia el resto del intestino afectado y también los ganglios linfáticos.

Ha sido la decisión mas difícil de mi vida. Pero he preferido dejar de luchar, por ella, para que no sufriera durante semanas, para al final terminar mal, sólo para que me quedase la satisfacción de haberlo intentado todo. Era momento de parar, porque no he querido para ella lo que no quiero para mi. Ya se acabó el dolor y el sufrimiento.

Ayer nos levantamos juntas en la cama, y hoy ya no está. He dormido con su manta dentro, para olerla. Pero se ha ido.

Mi entorno intenta consolarme diciendo que le di un buena vida, pero no es cierto, ella me la ha dado a mi. No recuerdo mejores años que los que he vivido a su lado. El 30 de Enero hubiera cumplido cinco años en casa. Es cuando celebrábamos su cumple y es justo el día que me mude a vivir aquí.

Llegó gordita y asustada, y ha conseguido enamorar a todo el que la conoció. Tengo el corazón roto, porque mi pequeña familia, nunca mas será la que era. Supongo que me acostumbrare a ver sus camitas vacías, y a no oír sus ronquidos.

Ayer, cada vez que sonaba un petardo se me encogía el alma, me creó la misma fobia que ella tenía. Pero sus recuerdos no son suficiente consuelo para mi ahora.

Cuando recoja sus cenizas las llevaré a nuestro sitio y todas iremos reuniéndonos con ella para ser todas monte y río, nuestras cosas favoritas. No ha habido viaje, ni cena al que ni haya ido por no dejarlas solas, ni persona suficientemente interesante de conocer si no ha entendido mi amor por ellas, ni sofá ni coche ni cosas que no hayan estado para nosotras y nuestro placer de disfrutarlo juntas. No he gastado mejor dinero jamás que el que gasté en su salud y en intentar darle buena vida, y eso que estoy en paro y sin ningún ingreso. Nunca jamás nada me ha compensado tanto como ellas.

Por eso y por todos los días de felicidad que me dio nunca, nunca jamás, dejaré de echarla de menos y de tenerla en mis pensamientos y en mi corazón. Ahora el dolor lo ocupa todo, pero ella siempre estará en mi.

Se que me entenderás porque ya has pasado por esto, y no todo el mundo lo entiende. En realidad esas personas me dan igual. Pero me gustaría agradecerte a ti personalmente y al resto del refugio, haberme dado la oportunidad de ser tan feliz.

Camila se ha ido y yo me he quedado con el corazón roto.

 El tema músical (Pastorale) es de Ken Verheecke Pastorale bajo licencia Credits commons

(Hemos querido reproducir aqui la carta que una antigua adoptante, Antonia, dirigió a una de nuestras voluntarias ante la pérdida de su perrita Camila. No tenemos mejores palabras que las de ella para expresar una de las experiencias más profundas por la que todos los que amamos a lo perros tendremos que pasar alguna vez en la vida. Es nuestro homenaje a Camila)


El rescate de Tita

Share

La pobre Tita es un ejemplo más de la superación y capacidad de supervivencia de nuestros queridos amigos peludos. En octubre pasado (2012), nos dieron aviso de una bodeguera que deambulaba con la pata trasera cortada y que se había metido, seguramente por miedo, en un tubo de desagüe, justamente frente al camino que lleva al refugio.

El tubo era muy largo, unos doce metros, y tenía salida por ambos extremos. Fueron varias horas de intento por parte de dos voluntarias para intentar sacarla. Nuestra valiente Susana se metía una y otra vez en el estrecho orificio pero no conseguía acceder a Tita. Era peligroso y se optó por llamar a los bomberos. Cuando éstos llegaron hicieron varios intentos pero Tita quedó en medio de la tubería donde se estrechaba y el rescate se hacía cada vez más complicado. Se la intentó atraer con comida y los bomberos probaron a echar agua por un extremo para obligarla a salir por el otro pero aquella no llegaba por la contrapendiente.

Hubo momentos de tensión ya que Susana intentaba meterse en el tubo y los bomberos no la dejaban por su seguridad, y la angustia de nuestras voluntarias crecía pues la lluvia seguía.

Fue una mañana dura en la que no se consiguió rescatarla ni que saliera a pesar de la colaboración de Ingrid y David. En medio de una lluvia torrencial se suspendió el rescate y los bomberos se marcharon. Pero por la tarde Tita salió a comer y Susana pudo cogerla. Fue un milagro que aún no creemos.

Estaba en los huesos, llena de pulgas, desnutrida y con su patita cortada con el hueso sobresaliendo.

En urgencias el veterinario la operó para cortar el hueso que sobresalía y dejarle arreglado su muñoncito. No sabemos los días que tuvo que pasar con su pata cortada y desangrándose, ni cómo pudo haber ocurrido esta mutilación pero al fin acabó en una cama calentita en casa de María del Carmen, otra voluntaria nuestra que la tiene desde entonces en acogida.

Los primeros días fueron duros por las curas que eran muy dolorosas,  pero al fin fue levantándose de su cama y a pesar de su estado ya salía al patio a hacer sus necesidades, aguantando todo el tiempo en que tiene que estar sola en casa.

Ya está muy recuperada y se apaña estupendamente con sus tres patitas. Ha mejorado bastante en sus paseos, camina bien con la correa pero sigue dándole miedo el ruido de los coches. Tambien los perros grandes le dan miedo, eso si, le encanta salir al parque. En los paseos es incansable..¡le encanta pasear!

Con las personas desconocidas va confiando y se deja acariciar aunque timidamente.

En casa sigue siendo muy tranquila y limpia, juega con sus muñecos ella solita...se distrae sola.

Tita ya está adaptada a su nuevo cuerpo y puede caminar y correr bien, sólo que las escaleras le dan miedo y hay que cogerla en brazos para subirla y bajarla.

Con la comida muy bien, puedes meter la mano mientras come y quitarle la comida que ella no hace nada. Le encanta pasear en el coche, se porta genial. Es una perrita muy dulce y cariñosa, tranquila y obediente, sólo necesita confiar en su entorno y va mejorando día tras día, ella te entrega mucho amor.

Gracias a los voluntarios que participaron en el rescate y la asistieron, Ingrid, David, MariCarmen y a los bomberos por intentarlo, pero sobre todo gracias a Susana por su valentía. 

 AHORA POR FIN, YA ESTÁ ADOPTADA.

VER SU FICHA


El viaje de Gloria

Share

Gloria es una podenquita que llegó hasta nosotros muy débil y con una patita fracturada, por lo que los primeros días de refugio anduvo con una férula lo que le dificultaba bastante sus movimientos como para poder competir con los demás compañeros de refugio. Entre Ingrid y Paqui ha estado acogida estos últimos meses, mientras que nuestros amigos belgas de Rescani le buscaban una casa de acogida y gestionaban su marcha.

El 2 de agosto fue el día señalado para su partida y junto con Baco y Nono, sus compañeros peludos de viaje, y su compañera humana Alie que además la acogía en Bélgica, comenzó la nueva etapa de su vida en el Norte. Otra nueva experiencia que añadir a su corta vida y que nos relata ella misma:

Buenos días a todos:
Ayer conocí a Alie en el aeropuerto de Málaga y volé con ella hasta Holanda. Yo no estaba muy cómoda porque todo el mundo se fue para uno u otro lado y a pesar de mi búsqueda, no los encontré.
Bueno, de camino al avión recibí un montón de piropos que me encantaron y con todas estas bonitas palabras me metieron en una bolsita acompañada de más palabras de ánimo por parte de Alie.
¡Qué suerte!, en el avión teníamos tres asientos para nosotras -no todo el mundo puede decir esto-
Estábamos muy contentas así que me eché en la bolsita y me dormí. Más tarde oí una voz suave: "despierta, despierta", hemos aterrizado. ¿Quieres venirte conmigo? SÍ.
Bajamos las escaleras para recoger a Baco y a Nono y pude por fin salir de la bolsa. ¡Qué agradable! Allí estaban ellos y más gente con niños.
Cuando Baco y Nono se reunieron con sus familias, nos fuimos a casa de Alie,  y mi encuentro con sus perros fue bien.
Jugué con la pelota afuera, dormí...y disfruté de una estupenda comida de fiesta porque era el cumpleaños de uno de mis nuevos compañeros. Luego nos fuimos a dormir hasta esta mañana. A las 6, un pipí.

Saludos de Gloria
¡¡Y un fuerte abrazo para mi mami de acogida española!!

Alie, la mamá de acogida de Gloria no ha tardado mucho en adoptarla y nos ha transmitido a todos su agradecimiento, y especialmente a Ingrid y a su mamá española de acogida. Gloria es un encanto. Esperamos que este sea el final feliz de un viaje que comenzó cuando fué abandonada.


La historia de Nito y Khala

Share

La historia que a continuación os contaré, es la historia que cambió mi vida.

Mi nombre es Khala y llegué a la vida de Emilio y Maite hace unos dos años. Ellos me cuidan y yo a ellos, me sacan a pasear al campo, a la playa, y en vacaciones me llevan a lugares donde jamás antes había estado. Siempre me decían que seríamos más felices aún, si yo tuviera un compañero de juegos, por lo que me planteé tener descendencia.

Maite y yo fuimos una noche a pasear por la Rambla de Almería y nos encontramos con dos amigos, Nacho, que es un muchacho lleno de bondad y que cuida, dándole mucho amor, a los perros que se encuentran en la perrera y que no tienen la suerte que yo tuve, e Iker, un labrador que me vuelve loca con el que paseaba.

Maite le comentó a Nacho la idea de que queríamos ampliar la familia, bien por descendencia o bien por adopción, ya que el mercadear con animales no tiene cabida en ninguno de nosotros. Nacho fue muy respetuoso y le comentó a Maite que él, viendo lo que ve todos los días, le aconsejaba la opción de adoptar ya que hay muchísimos abandonos y la perrera está, desgraciadamente, que no cabe un alfiler.

Al tiempo, Emilio recibió un enlace de internet de una linda perra de aguas, y después de que estuviésemos reflexionando, los tres llegamos al consenso de que estábamos preparados para acogerla. Maite, enseguida se puso en contacto con el Refugio El Buen Amigo, donde le dijeron que ya le había salido una familia, nos alegramos todos muchísimo por ella. Entonces, fue cuando, del mismo Refugio, le enviaron dos fotos de dos lindos posibles compañeros para mí. Y me enamoré de Nito.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La verdad es que somos muy parecidos en carácter, a los dos nos encanta salir a pasear, ir de aventuras y jugar con la pelota. Cuando supe de la historia de Nito que Maite me contó, sentí que Nito debía llegar a nuestro hogar. Nito llegó al refugio porque decían que era agresivo. Nada más lejos de la realidad. Prácticamente ha estado toda su vida allí, con personas que lo cuidaban y lo amaban mucho. Ya era hora de que él conociese otra vida, la que yo llevo.

Nos estamos conociendo y estableciendo roles, pero nos queremos mucho y nos cuidamos. Nito me enseña a estar un poco más relajada mientras paseo y así disfruto mucho más y yo le enseño a quitarse miedos que no le hacen bien, como subir las escaleras o pasar a otras habitaciones.

Estamos muy contentos y queríamos compartir nuestra historia con los demás. Un abrazo perruno.

Khala (y también de Nito)


FUVI0111ADANALSCD