Campaña Dona Pienso

YA TENEMOS COMIDA PARA


109 días

GRACIAS A VOSOTROS

Leer más: Campaña Dona Pienso

Te sueño la última, Lola

Ayer nos dieron la noticia. Lola, nuestra dulce podenquita ha dejado de sufrir.

Como muchos seguidores nuestros ya sabíais, Lola fue atacada en su caseta del refugio hacía unos días atrás y en Facebook pudisteis comprobar el estado en el que quedó como consecuencia de la agresión. Al final de unos días críticos en los que ha luchado por vivir, y en los que Loli ha estado con ella en esa lucha, se la ha dejado marchar.

Lola no será la última, ni tampoco es la primera. Antes que ella sufrieron su suerte Alfa, Morena, Pati, Dylan, Vainilla, Chano, Kiko, Lucho, Linda ó Nerón, por recordar algunos en estos últimos años.

Pero tú, ¿que nos dejas, Lola? Además de tu sonrisa cuando te recogimos de la carretera y de tu alegría al adoptarnos como amigos, además de la impotencia renovada, de la esperanza rota. ¿Dejamos que seas una más y ya está? A mí, como a mis compañeros voluntarios, nos gustaría que el tránsito de Lola ayudara a entender lo que significa vivir en un refugio, ¿o debería decir sobrevivir?

Si, ya se –o así lo quiero creer- que es la menos mala de las alternativas para estos animales que han sido abandonados y maltratados y que tanto dependen de nosotros los “humanos”, pero que fácil es idealizar ese espacio que no se visita nunca, que se aprecia detrás de la pantalla de un ordenador, desde donde las imágenes de unos seres agradecidos nos saludan con la mejor de sus sonrisas porque unos cuantos voluntarios les ofrecen esta ventana al mundo. Para muchos de ellos puede ser el peor de los infiernos.

Además de la privación de libertad tienen que soportar el calor extremo en verano y el frío nocturno del invierno, la monotonía de un día igual que el siguiente; con frecuencia la lucha por la comida o el espacio, el miedo y la ansiedad y a veces el acoso constante de sus compañeros de caseta. Aunque nos empeñamos con nuestro trabajo en que la palabra “refugio” cobre su significado lo cierto es que para muchos se parece más a una cárcel o a un campo de concentración.

Algunos tienen la suerte de tener una estancia corta y con un final feliz, otros pueden tardar meses o años en ser adoptados y otros no se adoptarán nunca, convirtiéndose su estancia allí en su única vivencia si entraron siendo cachorros. Además de tener que adaptarse a este ambiente, lo que es especialmente duro para los que han vivido en un hogar querido, tienen que hacerse un lugar entre sus congéneres y muchos sobrevivir a enfermedades o agresiones físicas. Con la ayuda de nuestros voluntarios, la mayoría lo consiguen, pero otros no...

A pesar de todo ellos lo aceptan y lo consideran su hogar. Y a pesar de que nosotros sabemos que NO es un lugar para que viva un perro, lo aceptamos e intentamos considerarlo como una vía hacia su verdadero hogar.

Sin embargo no podemos evitar cuestionarnos lo que hacemos. Cuando un perro encuentra la muerte en nuestro refugio siempre surgen las mismas preguntas ¿cuál hubiera sido su destino si no lo hubiéramos recogido? ¿hubiera tenido una vida quizá más corta pero más feliz? ¿qué estamos haciendo mal? ¿lo podríamos haber evitado?

Y al final siempre encontramos un motivo para seguir adelante, casi diría que 180 motivos. 180 caras que van cambiando pero que nunca son menos y que te piden que no los abandones.

Llevar un refugio es duro, y los que ayudamos a mantenerlo sabemos que no es la solución ideal, pero las familias de acogida son tan pocas y el abandono es tanto que aún hoy no podemos renunciar a él.

Es verdad que necesitamos cambiar muchas cosas para impedir que haya otras Lola. Pero hay tan pocos recursos y tan poca ayuda que en un horizonte cercano no somos capaces de visualizar el cambio. Necesitamos el apoyo de más gente y, por que no decirlo, necesitamos mucho más dinero. Mientras tanto, seguiremos auto-convenciéndonos que el sacrificio de Lola es el precio que pagamos por no poder rechazar la entrada de nuevos animales.

Pero creo que la mayor enseñanza de Lola o de cualquier otro peludo que no ha sobrevivido al refugio, debe ser para las personas que creen que este es el lugar para lavar sus conciencias cuando nos piden que quieren dejarnos un perro. Que la imagen maltrecha de Lola esté siempre presente para buscar otras soluciones al abandono, cuando ya no se quiere asumir el compromiso de lealtad con nuestro animal, o alternativas al traspaso a terceros de la responsabilidad personal, cuando se recoge un perro en la calle.

Todos teníamos la esperanza de que Lola se salvara y ahora nos queda apretar los dientes de rabia e impotencia y tirar para adelante como sea, con el propósito de que Lola sea la última. Ese sueño tengo.

Sebastián López

Este artículo recoge la opinión particular de su autor y no tiene porque representar la opinión de la Asociación de El Buen Amigo.


Peludo del mes de Febrero

 

Mila, nuestra “bóxer” de morrito alargado, ya es de nuestra familia. Lleva más de dos años con nosotros –casi toda su vida- y no se merece seguir en el refugio. Hace tiempo que reúne todos los méritos para ser Peludo del mes, así que Febrero es para ti, Mila.

Conoce a MilaPeludo del mes de Febrero

Peludo del mes de Enero

Con el nuevo año queremos retomar la sección de los Peludos del mes y Enero se lo dedicamos a Rey, nuestro precioso cruce de schnauzer que nos tiene enamorados con sus ojos azules cristalinos:
¡Un trono para el Rey!

NUESTRO REY   ¡A D O P T A D O!

Conoce la historia de ReyPeludo del mes de Enero

Feliz 2013

2013, un libro con muchas páginas en blanco para escribir la vida de nuestros perros y que esperamos contengan muchos episodios felices.

A pesar de que para muchos contiene una numeración con malos augurios, pretendemos conjurarlos con renovado ánimo y mucho amor por nuestros peludos amigos que ahora son y por los que iremos conociendo a lo largo de este nuevo año.

El año que termina ha sido un año muy duro para El Buen Amigo. Como no podía ser de otra manera la marejada de la crisis nos ha alcanzado de lleno. No somos los únicos, toda la familia animalista y especialmente las asociaciones protectoras que acogen animales que vienen del maltrato y el abandono, hemos visto como la ya engrosada familia a su cargo, se desbordaba con toda clase de casos sobresaturando refugios y casas de acogida.

Al actual escenario, marcado por las consecuencias de la crisis económica que limita los recursos de las familias de clase media, principales adoptantes de perros de refugio,  y aumentan sus desplazamientos forzados y la incertidumbre de vida futura; que ha cercenado las escasas subvenciones públicas y privadas, y ha proporcionado la excusa para una ya continuada inhibición de la administración; se le une el efecto de una normativa cada vez más exigente con la calidad de vida de los animales de compañía y  el de una concienciación mal entendida que elude la responsabilidad individual y la desvía hacia las protectoras en muchas ocasiones.

Los resultados vividos son el descenso de las adopciones y socios y el aumento de los abandonos y perros incautados. Las necesidades y los recursos a movilizar para cubrirlas, que esta situación ha provocado han crecido de forma exponencial ya que los problemas de atención a perros que requieren un cuidado especial y de integración no se suman, se multiplican.

Algunos momentos se han vivido con enorme impotencia, hasta el punto de socavar el ánimo de nuestros voluntarios, y a alguno hemos perdido por el camino. Sin embargo, también hemos dado la bienvenida en este año a nuevos voluntarios.

Y también hemos tenido momentos gratificantes que nos han servido de estímulo para seguir adelante. En marzo, después de varios meses de reformas acometidas con el esfuerzo de todos, nos dimos el gustazo de reinaugurar nuestro Refugio con mejoras en las instalaciones y la creación de nuevos espacios para una mejor atención al público y acomodarlos a las tareas de los voluntarios.

En junio y en diciembre, celebramos nuestras primera y segunda Jornadas de Adopción respectivamente con gran acogida por parte de público amante de los animales y en las que se adoptaron algunos perros y conseguimos algunos voluntarios. Por supuesto hemos estado presentes en otros eventos como la Feria del ganado de los Palacios, la Feria del Stock, Jornadas de voluntariado y en la Media maratón.

Se han consolidado los contactos con asociaciones de adopción europeas y hemos conseguido otras nuevas. A través de todas ellas y de la difusión en la red hemos conseguido encontrar un final feliz a muchos de nuestros amigos, algunos en lugares lejanos de Europa y otros cerquita nuestro. Y hemos conseguido rehabilitar a perros con traumas graves con la aportación extra de voluntarios y donantes desinteresados.

2013 se presenta como un gran desafío lleno de nuevos retos, algunos de los cuales desconocemos.  La única certidumbre es que deberemos seguir contando con nuestros propios recursos, los aportados por nuestros voluntarios, socios y la ayuda de otras personas que esperamos sigan colaborando con nosotros.

Seguramente el flujo de entrada de nuevos perros no va a disminuir, sino que más bien al contrario se incremente con algunas razas en particular, como consecuencia de la falta de recursos económicos para ser mantenidas por sus propietarios.  Seguiremos luchando para darles a todos su oportunidad.

Seguimos aprendiendo de nuestros errores y el año que entra pretendemos mejorar en la gestión y en el tratamiento personalizado a nuestros perros. Cada vez somos más exigentes con nosotros mismos y esto requiere el esfuerzo de un constante cambio.  Esto será aún más difícil si la situación del abandono no mejora.

Por ello necesitaremos involucrar a personas y entidades privadas sensibles y con recursos económicos suficientes para seguir apoyando está actividad y sobrevivir a la marea sin perder el espíritu de nuestra Asociación. La presión es muy fuerte y no podemos consentir que nos conviertan en perrera municipal.

Y por supuesto no podremos hacerlo sin vosotros, nuestros socios y colaboradores, nuestras familias de acogida, nuestras asociaciones y organizaciones amigas, nuestros veterinarios que nos ayudan, y todas aquellas personas que nos siguen y animan en persona o a través del Facebook. A todos os deseamos el año más feliz que podáis soñar. Y como la felicidad se contagia, que nos inundéis con ella para regalársela a nuestros perros.

EL BUEN AMIGO OS DESEA FELIZ 2013

 

 


 

Editorial

Los que formamos la familia de El Buen Amigo queremos dar las gracias a todas las personas que de una u otra forma han contribuido con su generosidad a darle una nueva oportunidad a Lady.

Estamos abrumados por la respuesta de nuestra convocatoria de ayuda para sufragar los gastos de su operación y tratamiento. Las donaciones han sumado un total de 750€, por lo que además de la cirugía se van a cubrir todos los gastos de asistencia veterinaria complementaria, medicación y transporte.

Gracias a todos los que han contribuido con recursos económicos, grandes o pequeñas aportaciones, todas importantes. De gente cercana y también de gente lejana.

También a los participantes del evento en Facebook (126 a fecha de hoy) y a todos los que han contribuido a su difusión en las redes sociales o por cualquier otro medio. Gracias.

Aunque dirán que es su compromiso, gracias a nuestras voluntarias y voluntarios. A las que difunden y coordinan y a las que asisten día a día a otros muchos perros con problemas igual de graves que los de Lady.

Al Dr. Juan R. Cotillas por su buen hacer veterinario.

En este caso, un agradecimiento especial es para Susana y Edu, que están siendo el soporte vital de Lady en su delicada situación.

Entre todos regaláis a nuestra protectora el estímulo para seguir luchando por los/as Ladys que en el mundo son.

El Buen Amigo


 

FUVI0111ADANALSCD